Blog

Uno de los principales protagonistas de esta cuarta revolución industrial: los robots colaborativos, también llamados cobots.

 

Qué es un robot colaborativo

Los robots colaborativos son inventados a mediados de los años 90. El fin principal por el que fueron creados los cobots, era para interactuar con humanos dentro del espacio de trabajo.A pesar de que su lanzamiento en la industria fuera en el siglo pasado, es ahora, gracias a los desarrollos tecnológicos de automatización, cuando adquieren gran relevancia en el mercado. Tal y como cita MarketisandMarkets , el mercado de robots colaborativos podría suponer 4.280 millones de dólares para el año 2023.

Los cobots son el modelo pefecto para las pymes. Durante años, el mundo de la robótica era semejante a la automatización de grandes fábricas. Hoy en día, los robots colaborativos han aparecido como la emulsión perfecta para las pequeñas y medianas empresas. La causa principal es su fácil instalación y programación, su seguridad para trabajar mano a mano con el operario y su precio económico.

Características de un robot colaborativo

Sencillo uso. Los robots colaborativos son programados por operarios sin alta cualificación en el mundo de la programación, de hecho, es común hablar de enseñar al robot. Esto es debido a que posicionamos el robot manualmente mediante su muñeca a la posición deseada. Éstos movimientos quedan guardados en la memoria del cobot para que posteriormente sea repetido de manera automática.

Gran Seguridad. Se trata de una de las principales ventajas de los robots colaborativos. Tienen la virtud de trabajar en el mismo espacio que los humanos sin necesidad de implementar vallados de seguridad. Entre otros sistemas de protección, tienen limitadores de fuerza, sensores de visión y parada por voz.

Económicos. Abarata mucho los precios el no necesitar un vallado de seguridad ni la programación de expertos. Si comparamos los precios de un robot colaborativo con un robot tradicional, estos últimos son apreciablemente más caros y con un ROI superior.

 

Beneficios de la robótica colaborativa

  • Rápida instalación. El tiempo para la puesta en marcha de los robots colaborativos, queda muy reducido si lo comparamos con robots industriales tradicionales. Ya que no requiere de programación experta, un cobot puede ser instalado por cualquier operario de fábrica.
  • Ligeros y Flexibles. Los robots colaborativos necesitan poco espacio y los podemos trasladar sin necesidad de puentes grúas u otras herramientas para mover productos muy pesados. Son ágiles y pueden realizar cualquier tarea repetitiva.
  • Rentabilidad. Como ya hemos dicho anteriormente, los robots colaborativos se pueden programar rápidamente. Se aminora el tiempo de parón en la producción, y por tanto, repercute en la rentabilidad.
  • Precisión. Minimiza al máximo los errores. La instalación de un robot colaborativo supone asegurarnos la producción correcta en óptimas calidades en puntos críticos de trabajo.

 

El futuro de la robótica colaborativa

A pesar de que la robótica colaborativa es ahora cuando comienza a despuntar, tiene una proyección de lo más prometedora. Durante los próximos años veremos como los robots colaborativos son implantados en la mayoría de fábricas, las cuales hoy en día son incapaces de integrar un robot tradicional para la automatización de sus procesos.

 

Integradores de robótica colaborativa

En Alpe Automatizar integramos robótica para la automatización de cualquier proceso productivo. Gozamos de gran experiencia en trabajos con las principales marcas de robótica industrial. Somos official system partner de Kuka y colaborador preferente de robótica Omron.