Blog

La crisis sanitaria que estamos viviendo provocada por el COVID-19, está afectando tanto a nuestra vida personal como laboral.

Con una crisis económica incalculable, muchas empresas se quedarán en el camino. Sin embargo, aquellas compañías que sean capaces de minimizar sus efectos, hacer frente a  grandes retos que suponen actuar diferente y adaptarse, podrán incluso crecer ante la dificultad de los tiempos que corren.

En este contexto, la automatización de procesos se convierte en un aliado esencial.

 

Qué es la Automatización de Procesos

La automatización de procesos industriales consiste en la aplicación de las últimas tecnologías y sistemas de control en máquinas o líneas completas de producción que hagan tareas repetitivas, con el fin de que funcione de manera automática y disminuya la intervención de operarios.

La finalidad de la automatización de procesos es producir el mayor número de productos, en el menor tiempo posible, con una alta calidad y reducción de costes. La automatización de procesos ayuda a controlar y gestionar cada proceso de tu fábrica. Igualmente ayuda a optimizar recursos y disminuye la carga laboral.

Si tu empresa realiza operaciones complejas pero repetitivas, donde se requiere un alto nivel de seguridad y precisa ejecución, la automatización es la solución ideal.

 

Razones para apostar por la automatización en época de crisis

Ahora que vivimos en medio de una pandemia sanitaria, nos hemos dado cuenta de que mantener la distancia de seguridad entre personas es indispensable para no empeorar la situación. La vuelta a la actividad laboral, supone adecuar todas las empresas y zonas de trabajo a las nuevas medidas de seguridad. Entre otras la que acabamos de comentar, conservar la distancia entre trabajadores.

Así mismo, hay que destacar que la automatización de las fábricas y la implementación de robots implica desprenderse de algunos operarios. En este contexto, podemos comprender que los cobots (robots diseñados para trabajar codo con codo con los humanos en el mismo espacio de trabajo), están siendo los vencedores de esta crisis.

 

Así pues, podemos afirmar que los robots tienen todavía una oportunidad mayor de incorporarse y asentarse definitivamente en la industria.